Programas de TV

El Fuego II | Alejandra Carnival

No hay manera que Dios deje de amarnos y el Espíritu Santo no nos abandonara y sobre todo nos alienta que no debemos de desanimarnos.
Debemos de cuidar ese fuego que es la que enciende una antorcha de pasión y amor a Dios, el Espíritu Santo es quien nos ayuda a querer tener ese anhelo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los campos obligatorios están marcados con *